En La parte uno de este post ya hablamos de muchos de los usos que puedes darle a tu nuevo blog corporativo. Pero como lo prometido es deuda, en esta segunda parte seguiremos hablando sobre más cosas que puedes hacer con él, tips y consejos.

Mejorar el SEO de tu web con un blog

Tener un blog te permitirá, primero que nada, mantener tu sitio web activo, ya que puedes publicar contenido periódicamente y por tanto, mantener el efecto Freshness de Google

Aun así, no olvides que el simple hecho de publicar en tu blog no hará que te web comience a tener miles de visitas al día. También es necesario que lleves a cabo acciones de promoción en redes sociales, foros, con campañas de mailing…

Crear contenido viral para tu blog

Sí, el sueño de cualquier creador de contenido es poder crear un contenido viral. Este tipo de contenido elevará considerablemente el número de visitas a tu web, y por ende, aumentará tu popularidad y visibilidad digital.

Por supuesto, el alcanzar esta meta es bastante complicado, requiere de mucho ingenio e incluso suerte. No obstante, el truco está en no parar de intentarlo, en aprender qué le gusta a tu audiencia y poco a poco ir mejorando hasta un día dar con la tecla.

Aumentar tu lista de suscriptores

Tener una lista de suscriptores amplia y de calidad supone poder contar con una herramienta muy útil para aumentar las ventas de tu empresa.  Para conseguir una lista verdaderamente útil, debes publicar bastante a menudo y ofrecer información de interés para tu público. Una vez establezcas un vínculo con tus lectores, estarán mucho más predispuestos a darte su correo electrónico o a suscribirse a tu boletín.

 

Después de leer este post, ¿te has decidido a crear un blog para tu empresa? Si es así no dudes en contactar con nosotros si te surge alguna duda.

 Por último, si te ha gustado este post nos encantaría que lo compartieras en tus redes sociales. ¡Gracias!

Álvaro Domínguez

Autor: Álvaro Domínguez

Colaborador en rexWaher apasionado por la Administración y Dirección de Empresas y analista de las métricas que ni te imaginas ¿Tienes datos?