Es bastante habitual confundir los conceptos identidad corporativa e imagen corporativa. Por ello, antes de empezar a desarrollar este artículo se hará una breve definición de imagen corporativa e identidad corporativa.

¿Qué es imagen corporativa o imagen de marca?

Imagen corporativa o imagen de marca: es subjetiva, depende de la posición en la que se encuentra la marca en la mente del usuario. Es decir, es la percepción que tiene el consumidor sobre la empresa y los productos que esta comercializa.

Dicha percepción va formándose con el paso del tiempo. Normalmente establecer una imagen de marca potente depende en gran parte de la calidad del servicio de venta, satisfacción del producto una vez que ha sido consumido y de la estrategia de imagen seguida por la empresa.

¿Qué es la identidad corporativa?

Identidad corporativa: es objetiva, son todos los elementos que definen a la marca y la diferencia de la competencia. Se caracterizan por ser símbolos o signos que identifican a la empresa. Sirven para crear la imagen corporativa o de marca, por ejemplo, el color, forma y tipografía que forma el logotipo.

Importancia de la imagen de la empresa

Actualmente las técnicas de marketing tradicional están anticuadas y resultan cada vez menos eficaces para atraer a los clientes ya que el consumidor es cada vez más exigente. En muchas ocasiones elige finalmente el producto por la imagen de marca.

La imagen de marca no se centra exclusivamente en el diseño y creación del logotipo si no que se centra también en la presencia de la empresa en las redes sociales y en la identidad corporativa.

A pesar de la importancia de trabajar la imagen de marca no se ha de negar que es un trabajo bastante duro, ya que no radica en la creación de un logo bonito, creativo, con colores vistosos e innovador, sino que debe de cuidarse para mantenerse durante toda la vida. Para ello, la creación de una estrategia de branding es indispensable.

La estrategia de branding consiste en construir la imagen deseada tanto de los productos comercializados como de la empresa en general.  Es decir, de ello depende en gran parte la percepción del cliente acerca del producto y sus futuras compras.

Dicha estrategia es clave para conseguir una potente imagen de marca. Normalmente deberá utilizarse cada vez que la empresa lanza un producto nuevo al mercado con la intención de que el proceso de aceptación por los clientes sea más rápido. No obstante, será una inversión inferior y de menor intensidad que en los inicios del negocio.

Beneficios de poseer una buena imagen de marca a través del diseño web

  • Diferenciación respecto a la competencia, ven los productos como únicos y exclusivos.
  • Costes, si la empresa se encuentra bien posicionada respecto al marketing digital las campañas de publicidad serán menos agresivas por lo que los costes también serán menores.
  • Facilita el proceso de aceptación de la marca por parte de los clientes ya que pueden llegar a sentirse identificados con los valores de la empresa.
  • Mayores ingresos ya que se demandarán más productos al ser una marca conocida y consolidad.
  • Tiene cierto poder a la hora de establecer el precio de los productos pudiendo ponerlos incluso a un precio superior.
  • Poder negociador con los proveedores.

Elementos de la identidad corporativa

Para crear una buena imagen corporativa se debe trabajar todos los elementos de forma conjunta. El objeto de esto es poder conseguir una sólida imagen de la empresa. Cada empresa debe adaptar dichos elementos según las acciones de marca que puede desarrollar, sus características y necesidades.

Elige el nombre y diseña el logotipo

El nombre es una de las primeras cuestionas a las que todo empresario se enfrenta. Parece una tarea demasiado sencilla, pero realmente no lo es ya que el nombre debe ser creativo, innovador, llamativo, fácil de entender y de memorizar.

Respecto al diseño del logotipo se ha de elegir la tipografía, color y forma geométrica. Ten en cuenta que cada figura geométrica transmite una sensación distinta al igual que la tipografía y color. Un buen diseño debe de transmitir la importancia de la cultura corporativa y los valores de la empresa.

Elige el dominio

Al igual que elegir el nombre de tu empresa es importante comprar el dominio, en el caso de que quieras registrar tu marca. Es recomendable que adquieras varios dominios cada uno terminado en diferentes extensiones. Los más utilizados son “.com y .es” no obstante, existen otros, por ejemplo, “.net”. Elegir una extensión u otra depende del término utilizado por los clientes. Además, en el caso de elegir varias extensiones te puedes asegurar que todas las búsquedas terminen redirigiendo a tu página web.

Determina tu eslogan

Debes pararte a pensar si quieres tener un eslogan. No todas las empresas cuentan con uno. Un eslogan es como el grito de guerra de la empresa mediante el cual se identificar y diferencia.

Dar a conocer tu marca

En la mayoría de ocasiones, el cliente te conocerá por una red social o en tu propia página web, debido a su interés por conocer las prestaciones de los diferentes productos antes de elegir dónde realizar su compra.

Por ello es importante realizar anuncios y encontrarse entre los primeros puestos de búsqueda de Google ya que de lo contrario difícilmente te encontrarán. Dicho objetivo lo puedes alcanzar realizando una estrategia de posicionamiento SEO y combinarlo con una campaña SEM. De esta forma das a conocer tus servicios o productos y potencias tu imagen de marca.

Determina tu plan de comunicación

Aunque la mayoría de negocios optan por poseer una web estándar, en este apartado se debe de valorar la opción de realizar una web a medida ya que puede ser uno de los aspectos que te diferencian de la competencia. Ten en cuenta que la web será en ocasiones lo primero que el cliente conozca del negocio, es decir será tu carta de presentación.

En las webs a medida quedan perfectamente determinados los servicios ofrecidos ya que se trabaja en todo momento con el empresario para conseguir el mejor resultado. Es importante que se haga un pre-diseño de la página web para observar y estudiar la funcionalidad de la misma. También se deben de valorar los posibles errores o dificultades a las que se puede enfrentar el cliente en el proceso de compra.

En dicha web es aconsejable realizar un plan de comunicación de forma online ya que es fundamental que los clientes se sientan escuchados. Ten en cuenta que la mejor estrategia de satisfacción es saber escuchar a los clientes para ofrecerles los productos que estos necesitan.

Los comentarios pueden ser tanto negativos como positivos. No obstante, se debe obtener el máximo provecho de estos, sobre todo de los negativos para continuar creciendo y mejorando.

Usa redes sociales

Debes estar presente en diferentes redes sociales según las características de consumidor al que te dirijas (edad, sexo, demografía, economía, etc.)  deberás utilizar también un lenguaje distinto dependiendo del medio que utilices. De esta forma realizas campañas de marketing digital y le recuerdas a tus clientes que estás presente para suministrarle en el momento que lo necesite un producto excelente.

También es interesante demostrar que no solo te importa vender y que te preocupas por tus clientes. Para ello es recomendable crear contenidos en blog ajenos a la empresa, pero de interés para tus usuarios. En definitiva, aportar valor al cliente a través de las redes sociales.

Define la imagen corporativa

Es fundamental tener definida la imagen corporativa para que los clientes conozcan y recuerden a la empresa. Esto lo podemos lograr mediante el logo y el tipo de imágenes, videos o textos mediante el que nos comunicamos. Para ello debe de estar todo definido con coherencia, es decir, tanto la apariencia física como la virtual (diseño web y redes sociales) y los valores de la empresa.

Adaptarse a los cambios

Actualmente nos encontramos en un mundo cada vez más dinámico y complejo. No solo en cuanto a la tecnología disponible si no en cuanto a las características de los productos que los usuarios demandan. No sirve de nada poseer una magnífica imagen de marca si finalmente el producto se queda en las estanterías, es decir, no se comercializa porque no satisface ninguna necesidad. Para que esto no ocurra se ha de realizar con anterioridad un estudio de mercado previo.

Todos estos elementos deben trabajarse de manera conjunta, de modo que sean coherentes entre sí y se encuentren enfocados hacia la imagen corporativa que la empresa está intentando transmitir.

Juan M. Alonso

Autor: Juan M. Alonso

Todo el día cavilando que nos trae la cabeza loca con nuevas ideas e mejoras continuas. Le apasiona comunicación, el marketing digital y la programación web. No concibe un trabajo sin equipo